Obtiene resolución de #Yakiri anti-premio por machista.

La organización internacional Women´s Link Worldwide elige a las peores y mejores decisiones judiciales para la igualdad de género en el concurso internacional Género y Justicia al Descubierto. Las peores reciben el #GARROTE y las tres mejores #MALLETES.

México fue el único país que recibió dos garrotes por emitir dos de las resoluciones más machistas y retrógradas. La organización women´s link premió las sentencias más sexistas. Mukira nominó la resolución de Yakiri que obtuvo el premio al garrote del público.  Este anti-premio fue para el Juzgado 68 de lo penal del Distrito Federal en México que envió a prisión a Yakiri Rubio, una joven que acompañó esta organización y quien en legítima defensa se defendió de uno de sus violadores. De acuerdo con la organización internacional “En su decisión, el juez desestimó la declaración de la víctima y la culpabilizó, y justificó al agresor, enviando un mensaje nefasto”

#Yakirilibre ¿Celebramos?

Hace más de 80 días la familia de José Luis Rubio y Marina Beltrán iniciaron una lucha sin tregua por la justicia y contra la discriminación. Su querida hija, Yakiri había sido encarcelada por defenderse de un intento de feminicidio durantre una violación en la Ciudad de México. Mukira, líderes  y muchas organizaciones nos movilizamos para apoyar esta búsqueda por la  justicia y libertad de Yaki.  Más de 68 mil personas firmaron la petición que elaboramos en change y pidieron al gobierno su liberación inmediata. Fue una de las peticiones más populares y sentidas.

El 3 de marzo de 2014, un tribunal colegiado reclasificó el auto de formal de prisión y determinó  un “exceso de legítima defensa”. Esto le abre a Yakiri las puertas para salir de la cárcel, al pagar una fianza. José Luis ha dicho que esperan a Yaki “con ansias  y que un mar contenido de lágrimas amenaza con exteriorizar”.

Yakiri sobrevivió. Herida y semi-desnuda pidió ayuda de inmediato a la policía pero fue castigada por las instituciones que debían protegerla. Si Yakiri no se hubiera defendido ese 9 de diciembre, muy probablemente estaría muerta.

A los hombres se les reconoce el derecho a la legítima defensa. Guardaespaldas y empresarios han asesinado a roba-coches, asalta-casas e incluso a un tipo que le trató de robar un reloj a un ejecutivo de Televisa.  Los jueces refieren que es evidente que “estaban en peligro. Peligro real e inminente. ¿Cómo saber si el tipo no te van a matar si empuña un arma y te pide tu carro, tu reloj o entra a tu casa, y te amenaza?”

Legítima defensa. Ninguno de ellos pisó la cárcel. Y no deberían, pero quienes tienen cuerpo de mujer tampoco.

¿Por qué los jueces no les preguntan a los hombres: Señor, por qué no salió corriendo o gritó  fuerte cuando lo estaban amenazando? ¿Por qué no refieren que se excedieron?

Dos tipos  secuestraron a Yaki, la amenazaron con arma en mano, la torturaron, la abusaron sexualmente, y  uno de ellos la violó.  Tenía un arma que con la que la amenazó de muerte y la estaba apuñalando como evidencian las fotos de las heridas de la joven tomadas por la propia procuraduría (aunque después  hayan intentado desaparecer esas fotos).  No fue venganza lo de Yakiri, no se equivoquen.

Yaki en la carcel
Foto de Yakiri. Proporcionada por José Luis Rubio.

Su vida estaba en peligro, real e inminente. ¿Pueden imaginar un peligro mayor que  ser amenazado con un arma, secuestrado, golpeado, ser violado/a,  ser amenazado de muerte, y estar siendo apuñalada/o?

Mientras el secuestrador y violador estaba cumpliendo sus amenazas, ella logró defenderse.  Como es mujer, el tribunal colegiado de magistrados decidió que Yakiri se “había excedido”. En el fondo, es negarles a las mujeres el derecho a defenderse. Es decirles que deben permanecer sumisas, calladitas, que no deben transgredir los roles de pasividad impuestos. Es pensar que la legítima defensa es un privilegio de los hombres que son atacados, y que la legítima defensa no es un derecho de las mujeres.

El compromiso inigualable  de  José Luis y Marina movilizó corazones y redes sociales. Lograron que por lo menos se abriera la posibildad de excarcelarla. Sin su infinito amor y lucha por la justicia, y las miles de personas que se indignaron, Yakiri hubiera sido sentenciada a más de 20 años en prisión por defenderse, siendo mujer.

Su liberación hay que celebrarla. Es una gran victoria compartida de miles de personas, aunque el tribunal haya hecho una interpretación profundamente sesgada y sexista del derecho. A pesar de que de las resoluciones judiciales se desprenda que para los  juzgadores, un reloj, un coche, o una casa vale más que una vida. Y cualquier defensa de la vida de las mujeres que estén en peligro real e inminente sea considerado por ellos, como un “exceso”.

Para todas y todos los que nos unimos en esta hermosa campaña,  !felicidades! Desde Mukira, les mandamos un abrazo enorme y muy sentido. Aunque no extendemos esta felicitación a los jueces porque sería “un exceso”.

Seguimos esperando y buscando #Justiciaparayaki

Carta al Procurador del DF: Su desinformación no justifica su machismo. #Justiciaparayaki

Señor Procurador Rodolfo Ríos Garza: su desinformación no justifica su machismo.

Supongamos que efectivamente lo han engañado, que usted simplemente NO leyó la declaración que existe en la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) a su cargo, en donde Yakiri explica que no conocía a ninguno de sus agresores.

Supongamos que no ha visto el expediente de la propia PGJDF donde ella relata cómo la desnudaron, la golpearon y cómo uno de ellos, la violó. Supongamos que usted desconoce que cuando una mujer denuncia ante las autoridades una violación, le deben creer. La deben atender, y darle apoyo psicológico y médico, y aplicarle la Norma Oficial de Salud 046. Y supongamos finalmente que usted realmente cree en el recepcionista del hotel Alcázar quien señala que “ella entró al mismo de forma voluntaria”.

Supongamos entonces que usted realmente cree que tenían una relación sentimental y que Yaki entró de formo voluntaria. ¿Los hombres pueden entonces desnudar a las mujeres en contra de su voluntad, golpear, atacar sexualmente, amagarlas con un cuchillo, herirlas y apuñalarlas cuando existe una relación sentimental?

JusticiaParaYaki.legitima defensa. Mukira

¿Cuál es la diferencia si ella entró o no voluntariamente, y si ella tenía o no cartas del agresor? ¿Esas son las “pruebas” de la procuraduría en su contra?

#Justiciapara Yaki

Editorial completo de Laura Aragón, Directora de Mukira en:

http://www.adnpolitico.com//opinion/2013/12/18/carta-caso-yakiri-desinformacion-o-machismo-de-la-pgjdf